I.- EL PACTO MATRIMONIAL: 4.- Rol de la Esposa en el Matrimonio

“Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas, considerando vuestra conducta casta y respetuosa.”.
 (1 Pedro 3. 1, 2)

1.- BUEN COMPORTAMIENTO
“ASIMISMO vosotras, mujeres, sed sujetas á vuestros maridos; para que también los que no creen á la palabra, sean ganados sin palabra por la conversación de sus mujeres” 1 Pedro 3.1
El apóstol Pedro nos dice que la conversación de la esposa tiene tal influencia, que puede servir como medio para ganar a su marido para Cristo. Por eso debe tener un buen comportamiento en el uso de ella.
1. Discreta. Es importante que la esposa guarde bien en su corazón lo que su marido le confía. No debe revelarlo sin la autorización de él. De lo contrario perderá su confianza.
2. No pendenciera. Muchas esposas tienen la tendencia de discutir por todo, se vuelven rencillosas; el consejo de la Palabra de Dios es que la esposa no caiga en este mal, (Proverbios 21.9, 19; 25.24; 27.15)
3. No celosa en exceso. La Biblia nos dice que los celos son tan duros como el sepulcro, (Cantares 8. 6; Proverbios 6.34,35). Los celos que se salen de control perjudican a quien los padece como también al cónyuge. El marido necesita salir a trabajar y relacionarse con muchas personas, los celos mal manejados de su esposa, pueden orillarle a lo que ella no desea. Por lo tanto no debe celarle en exceso.

2.- CONDUCTA CASTA
“Considerando vuestra casta conversación, que es en temor”. 1 Pedro 3.2.

Ahora el apóstol Pedro nos habla acerca de la castidad de la esposa, veamos algunos consejos para practicar este principio.
1. En su arreglo personal. Si bien es cierto la esposa debe estar siempre atractiva para su marido, debe vestirse de modo que honre a su esposo. Si la mujer se viste provocativamente, no solo puede generar que le falten al respeto, sino también iniciar una confrontación innecesaria en la calle.
2. En su trato con los demás. La esposa debe darse a respetar ante todos los hombres. Debe recordar que en el pacto matrimonial prometió conservarse solamente para su marido.
3. En su conversación. La conversación de la mujer cristiana aun entre mujeres debe ser sana, sin ventilar jamás asuntos de su vida intima.

3.- SUMISIÓN
“Las casadas estén sujetas á sus propios maridos, como al Señor”. Efesios 5.22.

1.Estar bajo la dirección o liderazgo de su esposo. La sumisión de la mujer significa que ella reconoce y sigue a su marido como cabeza. Ella dice: “mi amor estoy de acuerdo que dirijas este hogar”.
2. No significa es que es inferior. En ningún momento la sumisión de la mujer significa que sea inferior. Cristo se sometió al Padre Celestial, y no por eso es inferior, pues poseen la misma gloria, (Filipenses 2.5-9; Juan 17.22).
Así también la mujer que se somete es igual en importancia y valor que su marido, solamente con la encomienda de seguir a su esposo como cabeza.
3. Sus opiniones son necesarias. La sumisión no significa que la mujer no pueda opinar o dar sus ideas. Al contrario lo que ella aporte será muy importante para que su esposo pueda realizar mejor su función como cabeza.
4. Para no perder autoridad ante sus hijos. Si la esposa reconoce a su marido como cabeza, gana autoridad ante sus hijos, de lo contrario ellos le dirán: “por que tengo que obedecerte, si tu no haces caso a papá”.

4.- RESPETUOSA
“Como Sara obedecía á Abraham, llamándole señor; de la cual vosotras sois hechas hijas, haciendo bien, y no sois espantadas de ningún pavor”. 1 Pedro 3.6.
La Palabra de Dios nos dice que la esposa también debe respetar a su marido como lo hizo Sara quien llamaba a Abraham: Señor.
1. Al hablar a su esposo. La esposa debe dirigirse a su esposo con amor y respeto, tanto en la casa como fuera de ella. No ponerle apodos, ni gritarle o burlarse de él. 2. Del trabajo de su esposo. Todo trabajo legítimo es honroso, y la esposa jamás debe menospreciar o hacer comentarios negativos del trabajo de su marido; tampoco debe compararle con otros hombres. Debe estar contenta con la actividad que su esposo desarrolla. 3. De las decisiones de su esposo. Algunas decisiones de su esposo por ejemplo en lo que respecta a su trabajo, traerán resultados no favorables. La esposa no debe decirle: “te lo dije”, pues haciendo esto hará que su marido pierda la confianza de hablar con ella acerca de decisiones importantes. Mas bien debe orar por él y ayudarlo a salir adelante.

5.- AYUDA IDONEA
“Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le  haré ayuda idónea para él”. Génesis 2.18

La Biblia nos dice que la mujer fue dada al varón para serle ayuda ideal. Y por supuesto que ambos deben ayudarse. Analicemos cómo puede la esposa ser ayuda:

1. Administrando el hogar. Toca a la mujer administrar el hogar. Es su responsabilidad que la casa esté limpia, que haya comida, que la ropa y cosas estén en orden. Que el ingreso se distribuya correctamente, (Proverbios 31.10-31). Cuando la esposa hace esto bien, el varón se sentirá grandemente ayudado y bendecido.

2. La esposa en común acuerdo, puede trabajar fuera del hogar, pero deben considerar lo siguiente:

  • a) Que el trabajo no impida que los esposos pasen tiempo juntos, y con la familia.
  • b) La esposa no debe permitir que su corazón se vuelva orgulloso al llevar ingreso al hogar, sobre todo si llega a ganar más que su marido.
  • c) La esposa no debe quitar a su marido la responsabilidad de sustentar el hogar; para lo cual deben acordar en qué se invertirá lo que ella gane.

3. Dando ánimo. Es de mucha ayuda cuando la mujer anima a su esposo, cuando le dice: “tú puedes amor, yo te ayudo”. El varón muchas veces en su trabajo sufre de falta de valoración, pero si su esposa lo anima, vencerá todo obstáculo (Cantares 8.14).

4. Permitiendo tiempo para su trabajo o ministerio. El esposo necesita trabajar secularmente y algunas veces en la iglesia, en especial cuando tiene un ministerio. Hay esposas que se enojan y discuten por este motivo. La mujer que quiera ayudar a su esposo le permitirá el tiempo necesario para que desarrolle su trabajo y ministerio en la iglesia, sin disgustarse por ello.

Hermana la Palabra de Dios dice que la mujer sabia edifica su casa, pero la necia con sus mismas manos la derriba, (Proverbios 14.1). 

Te invitamos a queseas sabia viviendo siempre dentro de este rol en el matrimonio.
andys romero
andys romero

This is a short biography of the post author. Maecenas nec odio et ante tincidunt tempus donec vitae sapien ut libero venenatis faucibus nullam quis ante maecenas nec odio et ante tincidunt tempus donec.