No puedo entrar en la ciudad.

Queridos amigos y seguidores quiero decirles que no puedo entrar en la ciudad, no se me está permitido. Hace unos días logre entrar, pero tuve que usar una gorra, un paño y unos lentes, de tal manera que no me reconocieran. Sin embargo, mañana estaré cerca,
en el desierto que está a un kilometro de la entrada principal.


Quiero invitarlos para que vayan, estaré orando por ustedes.
Atentamente, Jesús.

Así veo yo Marcos 1:45 que dice: “…de manera que ya Jesús no podía entrar abiertamente en la ciudad, sino que se quedaba fuera en los lugares desiertos; y venían a él de todas partes.”

Y aprendí 2 cosas:

1ro. Buscar a Jesús donde esté, mientras pueda ser hallado. Isa. 55:6
2do. Si eres un líder, un hombre de Dios; la gente te buscara donde estés.

Isaías 55:5 “…llamarás a gente que no conociste, y gentes que no te conocieron correrán a ti, por causa de Jehová tu Dios, y del Santo de Israel que te ha honrado.”