En Europa Los recien nacidos llevaran implantado un chip a partir de 2016

Para diciembre de 2016 todos los niños recién nacidos en Europa serán obligados a llevar un chip subcutáneo.

Todas las clínicas serán obligadas a inyectar un chip RFID a todos los recién nacidos en Europa. El chip se implantará bajo la piel del bebé.


El chip funcionará como un sensor GPS que funciona con una micro batería desechable cada 2 años que podrán ser cambiadas en las clínicas estatales. Los datos recogidos a partir de uno o más sensores en el cuerpo, se transmitirían a teléfonos móviles o tabletas donde los padres y los pediatras puedan observar la salud y la condición del bebé en tiempo real.
Estos chips “silenciosos e invisibles” no almacenan y transmiten datos de carácter personal solamente, sino que también pueden ser codificados para realizar una variedad de otras funciones.