Una deuda que todos debemos pagar

Valora las personas, diles lo importante que son, diles que lo están haciendo bien, reconoce sus logros pero dicelo en privado, si algún día lo vas a hacer en público primero dicelo en privado. Reconoceles sus victorias y mas si son
tus hijos o tus familiares.

Muchas veces se están creando personas creídas, orgullosos que se las quieren dar de que son gran cosa, y quizás si lo son, pero su orgullo opaca sus logros. Eso es el resultado de una persona que nunca recibió un alago de nadie. Nunca le reconocieron cuando lo hizo bien, entonces; como nadie reconoce sus logros, él empieza a decirlos o hacerlos públicos y notorios, para que los demás vean que él lo logró.
Le paso al fariseo, quien en su oración le dijo al señor: yo no soy como los otros hombres; ladrones, injustos, adúlteros, ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano.(1)
Lo estaba haciendo bien, era mas cristiano que cualquiera, pero tenia un problema de orgullo, quizás porque nunca nadie le reconoció lo que hacia. Por eso él mismo quiso hacerlos públicos.

Ese tipo de personas abundan hoy día, y nosotros lo que hacemos es juzgarlos, pero ellos no tienen la culpa, solo que no tuvieron un padre, un hermano, un amigo, un líder o un pastor... Que les reconocieran sus éxitos, por muy pequeños que fueran. Solo lo miraban con la lupa negra (como decía un pastor conocido) nunca los miraban con la lupa blanca, donde solo se podrían ver sus virtudes.

Cuando reconocemos las virtudes de otros, nos hacemos mas amigos, les animamos, les damos fuerzas, y les pagamos una deuda que tenemos con ellos.
Las deudas no son solo de dinero, también hay deudas de honra. La biblia dice "Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra." (2)
¿Cuantas deudas tenemos con nuestros padres, hermanos o amigos a los que nunca les hemos reconocidos sus éxitos? Algunos pagan esa deuda en el funeral, llorando le dicen al difunto lo bueno que era, pero ahí es demasiado tarde.

Empieza a pagar tus deudas de honra hoy mismo, escribele, llamalo,  visitalo, es urgente, mañana puede ser tarde, no esperes que él muera o que tu vallas a la tumba con esas deudas.
Cuando veas a alguien miralo con la lupa blanca la de la bendición, la de horarlo y decirle sus virtudes y de animarlo a seguir adelante. Comienza hoy.

Andys Romero
(1) Lucas 18:12
(2) Romanos 13:7

Escucha el audio aqui:

andys romero
andys romero

This is a short biography of the post author. Maecenas nec odio et ante tincidunt tempus donec vitae sapien ut libero venenatis faucibus nullam quis ante maecenas nec odio et ante tincidunt tempus donec.