Durante la tormenta y la turbulencia

Cuentan la historia de un caballero que abordó un avión para viajar a Nueva York. Un niño entró buscando su asiento y se sento justo al lado suyo. El niño era muy educado. Y paso el tiempo coloreando en su libro de pintar. No presentaba rasgos de ansiedad ni nerviosismo al despegar el avión. 

El vuelo no fue muy bueno, hubo tormenta y mucha turbulencia. De momento una sacudida fuerte, y todos estaban muy nerviosos, pero el niño mantuvo su calma y serenidad en todo momento. ¿Cómo lo hacía?, ¿Por qué su calma? Hasta que una mujer frenética le preguntó; Niño ¿no tienes miedo?. El niño contesto No señora, y mirando su libro de pintar le dice: "Mi padre es el piloto". Hay tiempos en nuestra vida que los sucesos nos sacuden un poco, y nos encontramos en turbulencia. No vemos terreno sólido y nuestros pies no pisan lugar seguro. No tenemos de dónde agarrarnos y no nos sentimos seguros. Pero recordemos que nuestro amadísimo Padre Celestial es nuestro Piloto.

A pesar de las circunstancias, nuestras vidas estan puestas en el Creador del cielo y la tierra. Y la proxima vez que llegue una tormenta a tu vida o si en este momento estás pasando por una, RECUERDA Alza Tu Mirada al Cielo, siéntete confiado y di para ti mismo: ¡MI PADRE ES EL PILOTO!

Nahum 1.7 Jehová es bueno, fortaleza en el día de la angustia, y conoce a los que en él confían.
andys romero
andys romero

This is a short biography of the post author. Maecenas nec odio et ante tincidunt tempus donec vitae sapien ut libero venenatis faucibus nullam quis ante maecenas nec odio et ante tincidunt tempus donec.