Hoy Dios me permitió predicar en la Iglesia El Rey de Reyes




Hable sobre la valentía de Ana en declarar que tendría un hijo aún cuando no estaba embarazada.

Dejo de llorar se para firme, empezó a comer no estuvo más triste y declaro el milagro, y el milagro aconteció


1ra Samuel 1:1
1:1 Hubo un varón de Ramataim de Zofim, del monte de Efraín, que se llamaba Elcana hijo de Jeroham, hijo de Eliú, hijo de Tohu, hijo de Zuf, efrateo. 1:2 Y tenía él dos mujeres; el nombre de una era Ana, y el de la otra, Penina.
Elcana era polígamo ( y aunque era levita pero era que para esa época, los hebreos aunque tenían ley, Vivian de acuerdo a lo que ellos consideraban correcto porque no tenían rey)
Y Penina tenía hijos, mas Ana no los tenía. 1:3 Y todos los años aquel varón subía de su ciudad para adorar y para ofrecer sacrificios a Jehová de los ejércitos en Silo, donde estaban dos hijos de Elí, (Ofni y Finees,) sacerdotes de Jehová.
Todos los años, se hacían 3 Fiestas y elcana llevaba a su familia a ofrecer sacrificio a Jehova. Pregunto, cuantos vinieron a ofrecer sacrificio a Jehová?
1:4 Y cuando llegaba el día en que Elcana ofrecía sacrificio, daba a Penina su mujer, a todos sus hijos y a todas sus hijas, a cada uno su parte. 1:5 Pero a Ana daba una parte escogida; porque amaba a Ana, aunque Jehová no le había concedido tener hijos.
La ley señalaba que parte de lo ofrecido en sacrificio se daba al ofrendante, entonces Elcana daba a cada quien su parte pero a Ana daba la mejor parte.
1:6 Y su rival la irritaba, enojándola y entristeciéndola, porque Jehová no le había concedido tener hijos.
Cada año se armaba ese problema en la iglesia. Una porque tenia hijos, y otra porque no le daban la mejor parte
1:7 Así hacía cada año; cuando subía a la casa de Jehová, la irritaba así; por lo cual Ana lloraba, y no comía.
Todos los años, ana lloraba porque era atormentada, todos los años, no comia ni bebía por causa del problema De que le valía tener la mejor comida, la mejor parte si no la disfrutaba, cuando estás enfermo, no te vale de nada tener nada si no lo puedes disfrutar, cuando tienes un problema sea físico, financiero, familiar si tienes no vale de nada que tengas todo el dinero si no lo puedes disfrutar. Proverbios 17:1 Mejor es un bocado seco, y en paz, Que casa de contiendas llena de provisiones.

1:8 Y Elcana su marido le dijo: Ana, ¿por qué lloras? ¿por qué no comes? ¿y por qué está afligido tu corazón? ¿No te soy yo mejor que diez hijos? 1:9 Y se levantó Ana después que hubo comido y bebido en Silo; y mientras el sacerdote Elí estaba sentado en una silla junto a un pilar del templo de Jehová,
Hubo un año en el que Ana se levanto y comió, se seco las lagrimas y empezó a comer. Y dijo ya no me enfoco mas en el problema ahora me enfoco en el milagro, no sé cómo voy a hacer pero quiero mi milagro.
Este es tu año, yo declaro que este es tu año, yo declaro que hoy te vas embarazado del milagro, preñado del milagro. Estoy embarazado.

1:10 ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente. Cuando una mujer ora, Dios oye y la tierra se mueve.
1:11 E hizo voto, diciendo: Jehová de los ejércitos, si te dignares mirar a la aflicción de tu sierva, y te acordares de mí, y no te olvidares de tu sierva, sino que dieres a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida, y no pasará navaja sobre su cabeza.
Tienes que salir preñado, pero tienes que ir a hacer lo que antes no asías tienes que ir a hacer voto, tienes que ir a orar, tienes que empezar a moverte a creerle a Dios, dos mujeres tenían problemas Ana y penina, penina se quedo sentada se conformo con lo que tenia, pero Ana dijo esta no me la calo mas, dile al que esta a tu lado esta no me la calo mas.

1:12 Mientras ella oraba largamente delante de Jehová, Elí estaba observando la boca de ella.
1:13 Pero Ana hablaba en su corazón, y solamente se movían sus labios, y su voz no se oía; y Elí la tuvo por ebria.
1:14 Entonces le dijo Elí: ¿Hasta cuándo estarás ebria? Digiere tu vino.

La gente va a decir que estás loca, loco
1:15 Y Ana le respondió diciendo: No, señor mío; yo soy una mujer atribulada de espíritu; no he bebido vino ni sidra, sino que he derramado mi alma delante de Jehová.
1:16 No tengas a tu sierva por una mujer impía; porque por la magnitud de mis congojas y de mi aflicción he hablado hasta ahora.
1:17 Elí respondió y dijo: Ve en paz, y el Dios de Israel te otorgue la petición que le has hecho.

El poder de una palabra profética,
Hay palabras que da Dios, cuando Jesús le dijo a Pedro he pescado toda la noche pero en tu palabra echare la red,
La palabra profética de un pastor, que le dice a Ana “El Dios de Israel te otorgue la petición de tu corazón”
Y la palabra de uno mismo, elias: 1ra reyes 17: Vive Jehová Dios de Israel, en cuya presencia estoy, que no habrá lluvia ni rocío en estos años, sino por mi palabra.

1:18 Y se fue la mujer por su camino, y comió, y no estuvo más triste. 1:20 Aconteció que al cumplirse el tiempo, después de haber concebido Ana, dio a luz un hijo, y le puso por nombre Samuel, diciendo: Por cuanto lo pedí a Jehová.
andys romero
andys romero

This is a short biography of the post author. Maecenas nec odio et ante tincidunt tempus donec vitae sapien ut libero venenatis faucibus nullam quis ante maecenas nec odio et ante tincidunt tempus donec.