Hay que ser habil y diligente para hacer las riquezas

Las manos hábiles y diligente traen riquezas.

Las manos ociosas conducen a la pobreza; las manos hábiles atraen riquezas. Proverbios 10:4