Cuando no se cosecha nada

A veces sembramos y se daña la semilla. Entonces no cosechamos nada. "Triste."

Que triste es sembrar sin cosechar. El sembrador irá andando y llorando sufriendo y pasando trabajo. Para depositar con sacrificio una semilla. Pasan los meses y espera el tiempo oportuno para cosechar pero de repente pasan cosas que hacen perder la siembra y como consecuencia la cosecha también se pierde.

Se pierde. La semilla. El tiempo. El trabajo. Dinero. Y el sacrificio. Se pierde todo. !Que triste! No se lo deseo a nadie. Pero Dios fue claro en su palabra cuando dejó plasmado los peligros de sembrar. Jesús dijo: que parte de la semilla caerá junto al camino. Otra semilla entre espinosa y otra entre piedras. Y una parte caerá en buena tierra. Eso quiere decir que al sembrar. Hay semillas que corren peligro de perderse.

¿O no les ha pasado que han sembrado amor o amistad o cariño o tiempo y de repente los han traicionando? Bueno, esa es la semilla que se pierde y no se cosecha.

Es muy triste pero es la realidad. Ahora. Hay otra opción. Llamada "DAR". Dar de sí mismo sin importar a quién. Sin importar sí nos pagaran o no. Sólo estamos dando. Nos estamos desprendiendo de algo sin importar sí nos lo van a pagar o no.

Ahora tenemos dos opciones: sí sembramos estaremos esperando una cosecha pero podríamos decepcionarnos sí no cosechamos lo que esperábamos. Sí damos no esperemos nada a cambio. Pero la biblia dice: Den, y se les dará: se les echará en el regazo una medida llena, apretada, remecida y desbordante. Luc. 6:38
andys romero
andys romero

Soy Andys Romero, Emprendedor, conferencista en temas de Liderazgo, Fundador de la academia Lideriza, Coordinardor de la Cumbre Global de Liderazgo Apure, y sobre todo dispuesto a dar de mi parte para agregarte valor como lider. Sigueme.